RSS

Discurso en Homenaje del Dr. ALVARO CASTRO SOCARRAS

08 Feb

DSCF7436

“No he podido sustraerme a la tentación de escribir unas breves consideraciones relativas al acto de esta noche en el cual se hace reconocimiento a los méritos de un apóstol de la cultura.

Porque en esencia ese es la síntesis de una vida que ha orientado sus afanes en ese rumbo desde cuando regresó al país después de haber cursado estudios superiores en una afamada universidad francesa. Desde aquel presente,  cuando regentó las cátedras  en la Universidad Nacional, en la Universidad Simón Bolívar de la cual es uno de sus fundadores; y después en el alma mater de nuestra comarca, la Universidad del Cesar, Álvaro Castro Socarrás honró la alcurnia de su cultivada inteligencia, disuelta en las nobles  disciplinas de formar juventudes.Su travesía andariega en los trajines de la cultura, le llevaban después a formar a Perijá, una revista amasada con las silenciosas angustias económicas que suponía su tiraje para el servicio de quienes tuviesen inquietudes de  etnología, antropología, literatura e historia regional, para que allí encontrasen unos renglones en blanco donde pudieron desfogar sus reprimidas inquietudes de investigación.

DSCF7424Otros escenarios después también son cubiertos por Álvaro como cofundador de un colegio bilingüe en la ciudad; de la Academia de Historia del Cesar y más luego con la autoría de varias obras que revivieron épocas del pasado comarcano y los episodios guerreros de nuestros mayores en la puja por imponer ideas y doctrinas de gobierno.

Escribir sobre el entorno de una comarca con la estampa llena de los pormenores de sus gentes, sus costumbres y usos, no es de aplicación fácil como suele pensarse, puesto que los parajes y pasajes, que se apegan al rigor de la exactitud, tanto en lo cronológico como de los sucesos que la pluma desenvuelve, requieren de un nivel superior que sólo un escritor con vocación de tal, asume.

Sé, por alguna experiencia conseguida a través de mis escritos, que es difícil hacer narraciones sobre las particularidades de Latinoamérica y más propiamente sobre la heredad regional. Es preciso deambular entre la realidad y la leyenda, pues es un mundo que va de lo real a lo maravilloso, de lo distinto a lo común, ya que en este pedazo del mundo se dieron cita, en una hora de historia, razas, mitos, religiones, creencias, idiomas, usos y hábitos que se fundieron en un solo enredo.

Porque somos eso, jirones de todos los pueblos del orbe, retazos de bastardías, retorcidos flecos de todas las culturas del mundo.

No está desmentida en la prosa de Álvaro Castro cuando escribió Episodios Históricos del Cesar y Cuentos y Leyendas Crónicas y Semblanzas,  su condición de investigador en el laboratorio social de la Provincia, porque sus temas son una miscelánea de lo que somos y además, porque allí desnuda algunas realidades con el bisturí de su pluma en un espacio geográfico que Dios dispuso para el goce íntimo de quienes disolvemos nuestro ciclo vital entre los pliegues fríos de sus serranías y el calor fecundo de las llanadas vallenatas.

DSCF7429El doctor Castro entendió, y así lo plasma en sus escritos, que la cultura en Hispanoamérica es  variopinta y tienes genes árabe y azteca, vetona y bantú, goda y chibcha, araucana y cartaginés, ibera y angoleña, fenicia y aimará, celta y tártara, caribe y romana, maya y vándala, griega y zulú, y que nuestra cultura en formación llevan el atavismo de todas las civilizaciones y barbaries, porque estamos situados a medio camino del bohío aborigen y del castillo feudal, del tótem y de la cruz, del tambor africano y del canto gregoriano, del balsamero y del incienso, de la estacada del negro cimarrón y de la muralla medieval.

Por eso nuestra raza y como nuestra cultura en formación, es cósmica, universal.

Lo mágico y lo real son dos categorías que forman un solo amasijo, tópicos estos que de la mano forman un solo horizonte y que  guiado por la mente diestra del doctor Castro con una amplitud de camino despejado, sin arabescos ni retorcidos recursos del idioma, sino con vocablos de uso común, pero tan íntimamente ligados a la prosa narrativa, que la ponen al alcance tanto del ilustrado como del ciudadano raso de una asimilación sencilla y reposada.

Otras ejecutorias de cultura llevan la rúbrica de su talante creativo en las tertulias, que resulta prolijo hacer enumeración de ellas, pues Álvaro Castro Socarrás pertenece al linaje de lo que procuran dejar un vestigio duradero a su paso por la vida, y le riñen tiempo a su personal reposo para dedicarlo a aprender y enseñar.

Además, debo añadir que me honro de ser su amigo por más de cuarenta años en los cuales no hubo hendijas para malos entendidos ni cicatrices en las muchas veces en que compartimos una taza de café en alguna cafetín de nuestra ciudad de Upar, en los pasillos de la Universidad, en  uno que otro día de recreación en Alemania, su propiedad rural, haciendo comentarios sobre indistintos asuntos de cultura.

En buena hora pues, la Casa de la Cultura, ha propiciado este evento, que hace justicia al caballero, al maestro, al escritor y al ciudadano de excelencias.

Pedimos a Dios, el Gran Arquitecto del Universo que a usted, doctor Álvaro Castro, apóstol de la cultura él lo guarde muchos, muchos años.

Gracias, muchas gracias.”

Autor: Dr. RODOLFO ORTEGA MONTERO

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 8, 2013 en Centro Historico, Eventos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: