RSS

Calle Santo Domingo

19 Ene

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“BOCETO DE UNA CALLE PARA NOSTALGIA DE VIEJOS Y CONOCIMIENTOS DE NUEVOS VALLENATOS; INCLUYENDO A TODOS LOS CACHACOS

Si la Naturaleza y el hombre, por sus actos, hacen la historia, ninguna Calle de la ciudad de los Santos Reyes de Valledupar, tiene tanta historia como la Calle Santo Domingo, muchos de sus más célebres personajes nacieron, o vivieron o actuaron en ella. Por ello nuestro afán de restaurarla para que quede como testimonio del pasado, como hito del devenir valduparense, ella, que forma parte del entorno de su plaza principal, de su plaza castellana y que une esas dos presencias vestidas de siglos por sus iglesias.

El hombre hecho Dios, el ECCE HOMO y la bellísima Dolorosa, se encuentran y saludan con la Virgen Milagrosa de los indios Cogaimas, hoy llamados vallenatos, a través de esta calle.

Jesús de Nazareno, símbolo de la cristiandad y Jefe en alguna época de los ejércitos liberales de Colombia, por mandato y orden de Obando, siempre  tradicionalmente recorre sus cuadras y en una de sus esquinas, donde hoy venden ropa fina, se ha llamado la esquina del Calvario.

Cuentan las leyendas de este pueblo ya con cara de ciudad, que en la procesión del Nazareno, al filo de la media noche, al llegar a la esquina del Calvario, se contaban los hermanos de Jesús y siempre aparecían dos de más. Era que venían de la otra vida a acompañar al Santo y a sus hermanos. Un día me dijo un amigo que por el tamaño de sus figuras, los de ese año, que habían aparecido, eran Eugenio Molina y Eugenia Viña, dos cañaguateros muy conocidos, que ambos a dos en vida, habían sido capitanes de la hermandad.

En esa, en esta calle, nació María Concepción Loperena Ustáriz de Fernández de Castro, ligada a la gesta libertadora y a los albores de la educación en Valledupar.

En otras de sus esquinas floreció el hogar del ganadero, empresario e industrial Pepe Castro, dueño de barcos que llegaban hasta Salguero, y Rosa Monsalvo de Castro, una de las más espléndidas muestras de la mujer vallenata. Los retoños de este hogar llenan hojas de historia y fueron vástagos de la familia tal vez más larga del Cesar. Los solos nombres convocan el asombro de generaciones: Pedro Castro Monsalvo, Aníbal Guillermo, Juancho, Chema, Josefina, Margarita, Ana Clara, Leticia, Rosa Dolores y Magdalena.

En la esquina de enfrente estuvo el altar que construyeron Ciro Pupo Martínez y Adela Maestre, él apóstol en ejercicio de la medicina, paliativo del dolor en toda la región, que solo recibían las gracias o las oraciones para sanar el enfermo. Y ella casta y virtuosa, en relación permanente con el doliente y la Iglesia.

No creo que haya en muchas partes una esquina que haya dado tantas cosas buenas, tanta gente grande, tantos hechos importantes. Allí conocimos al viejo López Pumarejo en sus visitas a Valledupar, cuando advertía que había tenido la misma fortuna de ser atendido donde atendieron a Uribe Uribe.

Como vamos a olvidar que en una de esas casitas estuvo la Notaría, cuando fue ejercida por Manuel María Meza Martínez Mestre Monsalvo, el hombre correctísimo de las 6 emes, Notaría o Alcaldía, Alcalde o Notario como su hermano Miguel Meza.

Y fue en otra esquina, de esta calle, donde vivieron don Esteban Pupo y doña Pachita Martínez, ´vástago de otra encumbrada estirpe de vallenatos.

Allí nació Ciro y Oscar, Lucho y Enrique Pupo y criaron a Noé y Raúl Martínez, el que peleo con el tigre para guardar la heredad.

Si. Enrique Pupo, uno de los grandes oradores aun no superado en nuestro medio.

Después, hasta hace poco,  dicha casa fue el asiento del hogar de Oscar y Carmen Pupo, es decir, el Club Valledupar.

Y enfrente de Jacobo M Luque, el del Almacén La Nueva Paciencia, cuyo nombre fue respuesta al de su hermano Chema, que se llamaba “La Paciencia”, competencia comercial?.  Competencia publicitaria?.  De todas maneras daba lugar a los comentarios de la época, como la de que según la cual debía economizarse las palabras, resumiéndolas: por ejemplo Te a Ta, Tira-Tira  quiere decir: Margarita Montero.

Los muchachos de los años 40 que aún viven tienen que recordar la tienda, como antes se decía, de doña Dolores Morón, mujer hacendosa, emprendedora, que tuvo una larga e importante descendencia con el español don José Domingo Uhia, hombres y mujeres inolvidables, Miguel el de los inolvidables banquetes en Bogotá, Agustín, Avelina, Carlota, Fernando, Armando y la bellísima maría hoy matrona gestora de voluntariados y cultura.

Claro que el recuerdo se debe a una razón muy nimia: en esa tienda nos daban la ñapa y nada menos que en confites.

Nunca olvidaré que una vez se me derramó el arroz y se cayeron los confites por estar gritándole Popo y la Burra a uno de los personajes de la época.

Y cómo quitarle importancia al Convento hoy convertido en Catedral?.

Puede haber algo más ligado a nuestra historia que el templo que acoge  en su sombra a la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora la Virgen del Rosario?.

Nadie incurriría en tal despropósito y menos mi familia porque aunque muchos no lo crean, allí ofició hasta su muerte el Padre Martínez, vástago de todos los Martínez, que en el Valle han sido, y de los que quedan, porque no los ha matado la pobreza o el ron.

En esta calle, muchos, recibimos de Juan Gutiérrez el amor a las letras. Cumplió su colegio la tarea de  que hoy múltiples colegios oficiales y universidades satisfacen a medias. Aunque no nos escuche le enviamos desde el presente unas gracias a su pasado

En esta calle a veces lóbrega, a veces alegre, nacieron Miguel y Julio Villazón Quintero, el primero, austero alcalde, y Julia Villazón Baquero, dieron vida a Dámaso, Miguel aunque hoy triste, Carlota, Alicia, la bella Elvira peregrina juvenil, Alicia, Julio y Rafael por todos ustedes conocidos; la otra, la vieja Julia, vástago de la buenaza pero celosa Ana Julia que me ha hecho doblegar como las auroras y las mañanitas vallenatas.

Cuadrfas atrás vivió el estudioso tinterillo Maximiliano Zuleta y Pedrito Calderón y Oscar Zuleta y su disel peluquero y guitarrista a domicilio, que asistió a más entierro que nadie y a quien hoy nadie recuerda. Y vivió Colacho Baute y su dignísima esposa Luisa Céspedes. Recuérdo una anécdota: durante más de diez años el armonioso matrimonio le mandó a ofrecer al vecino, mi padrino Noé Martínez, el regalo de la cigüeña: “mis papás le mandan a ofrecer una niña que les trajo la cigüeña”.

Mi padrino, al fin, respondió, esa no es cigüeña es el pájaro de Nicolás que habrá que amarrar.

Y fielmente en esta calle, vive el cementerio, en donde no hay retorno ni para la calle, ni para la vida, ni para el hombre. En donde están nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros hijos, nuestros amigos.

Los vallenatos tenemos más amor, más recuerdos, más añoranzas en ese pedazo de tierra sagrada que en todas las calles, los clubes, los andenes, los potreros que están por fuera.

Allí vamos a llegar para dejar de ser envilecidos, egoístas y amargados, para allá vamos, apenas estamos puliendo el camino!

ANIBAL MARTINEZ ZULETA

ALCALDE DE VALLEDUPAR

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DOCTOR ANIBAL MARTINEZ ZULETA,  ALCALDE DE VALLEDUPAR EL 30 DE NOVIEMBRE DE 1.990 AL INAUGURAR LA REMODELACION DE LA CALLE SANTO DOMINGO DE VALLEDUPAR; ACTUALMENTE CALLE 15.

 
4 comentarios

Publicado por en enero 19, 2014 en Centro Historico, Conservacion

 

4 Respuestas a “Calle Santo Domingo

  1. Fabio rojas Villagran

    enero 20, 2014 at 7:03 am

    Hermosa descripción “limpia y evocadora” abrazos a la familia de Rosie bowen.

     
  2. joaquin otero

    enero 20, 2014 at 8:24 am

    MUY INTERESANTE ESA PARTE DE LA BELLISIMA HISTORA CONTEMPORANEA DE NUESTA TIERRA

     
  3. juan jose garcia m.

    enero 22, 2014 at 2:45 pm

    Estos son solo algunos recuerdos de nuestra historia, la historia de Valledupar. Me gusta.

     
  4. Paseovallenato Tour

    octubre 5, 2014 at 11:26 am

    Cada dia que la vida me permite conocer la historia de mi Valledupar me enamoro `màs.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: